Cómo ahorrar para comprar una vivienda

Para salir del círculo eterno de los alquileres y transformarse en propietario, el único camino posible es el ahorro. No solamente si estamos pensando en adquirir una vivienda en efectivo, sino también al decidir tomar un préstamo hipotecario. Es que estos créditos cubren generalmente, como máximo, un 80% del valor del inmueble. Por lo tanto, es imprescindible tener dinero ahorrado para abonar el 20% restante y para pagar los gastos de notaría, que suman generalmente un 10% extra.

A la hora de ahorrar es conveniente tener una estrategia. Una de ellas es el ahorro mediante una “cuenta vivienda”. Esto le permitirá ir acumulando fondos para poder hacer frente a la diferencia que es necesario abonar al momento de solicitar un préstamo hipotecario. Además, la “cuenta vivienda” le permite beneficiarse con distintas deducciones fiscales.

Este tipo de cuenta deberá ser habilitada en cualquier entidad financiera con el único objetivo de ahorrar para la compra de la vivienda. Por lo tanto, no se podrán realizar otro tipo de operaciones con la misma, sólo realizar depósitos con el mencionado fin. Asimismo, para poder beneficiarse con las deducciones fiscales los fondos deben estar destinados a la adquisición de una primera vivienda.

Este concepto se denomina legalmente “primera vivienda habitual”. Esto significa que hay que trasladarse a esta propiedad durante el año posterior a su compra y residir en la misma un mínimo de tres años. Las llamadas “cuentas vivienda” pueden funcionar un máximo de cuatro años desde que se habilita la cuenta hasta que se compra la vivienda.

Para habilitar una “cuenta vivienda”, además de comparar los intereses que le brindan las distintas entidades financieras y elegir la mejor para su conveniencia, deberá optar entre abrir una cuenta para depósitos a plazo o una cuenta corriente. Esta cuenta no podrá ser la que usted utiliza habitualmente para otros trámites bancarios. Deberá ser otra diferente, dedicada exclusivamente al ahorro para la compra de la vivienda.

De acuerdo a los beneficios a obtener, la opción más favorable parecería ser la de los depósitos a plazo, porque le permitirán garantizar un mejor rendimiento de sus ahorros hasta la finalización del plazo de la “cuenta vivienda”.

Tiempos y montos

Otro punto clave que se deberá considerar a la hora de planificar el ahorro para la primera vivienda es decidir el tiempo en el que quiere adquirir la vivienda. Eso delimitará la cantidad que necesitará ahorrar por año para llegar a la meta, además de considerar los tiempos de vencimiento de los depósitos a un plazo determinado y otras cuestiones relacionadas.

Igual de importante es pensar, a ciencia cierta, que monto podremos ahorrar efectivamente año tras año. No es conveniente considerar posibles ingresos futuros, como ascensos que aún no se han confirmado, negocios que todavía no hemos cerrado o cualquier otro dinero extra que, hoy , no está en nuestras manos.

La clave es analizar que ingresos reales tenemos hoy y que porcentaje de los mismos podremos destinar al ahorro. Eso nos dará una idea del tiempo que necesitaremos ahorrar, además de permitirnos decidir mejor que estrategia adoptar para cumplir definitivamente con el sueño de la casa propia.

4 comentarios en “Cómo ahorrar para comprar una vivienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>