Aumentan las hipotecas inversas sobre segundas viviendas

Es un fenómeno provocado por el descenso en los precios de los inmuebles, sobretodo en zonas turísticas, lo que lleva a que muchos jubilados con segundas viviendas piensen en suscribir una hipoteca inversa sobre las mismas. Una realidad que vale la pena conocer y entender.

Es habitual en España que Marbella o Palma de Mallorca sean lugares elegidos por muchas personas para adquirir inmuebles como inversión, pensando en poder venderlos el día de mañana para atender diferentes necesidades o sueños. Sin embargo, la empresa de vender inmuebles en estas zonas es hoy una utopía.

Es que la crisis económica ha provocado dos fenómenos que van de la mano: por un lado, los precios de las propiedades en zonas turísticas han descendido estrepitosamente y, por otro, bajó en gran medida la demanda de este tipo de inmuebles, ya que hoy la gente no piensa en su segunda vivienda, sino en conservar la primera…

De esta manera, la hipoteca inversa se ve como una interesante salida en estos casos, en los cuales el propietario del inmueble posee otra vivienda para residir y, mientras tanto, obtiene ganancias con su segunda propiedad. Una buena solución cuando el metro cuadrado pasa de valer 4.000 euros a 2.300.

Recordemos que la hipoteca inversa está dirigida a personas mayores de 65 años o dependientes, y en las mismas la entidad financiera abona una cantidad mensual garantizada temporal o de forma vitalicia, sin que al mismo tiempo el titular de la vivienda ni sus herederos pierdan la propiedad del inmueble.

De acuerdo a las principales estadísticas del sector, un 85% de los mayores españoles posee una vivienda en propiedad y más del 20% tiene además un segundo inmueble propio. Aunque en principio las hipotecas inversas están pensadas para la vivienda habitual, las urgencias de la crisis han llevado a muchas entidades a suscribirlas con segundas viviendas, muchas de las cuales se ubican en sitios turísticos, como decíamos anteriormente.

El gran descenso en los valores de las viviendas en la costa española ha llevado a que la mayoría de estas operaciones se realicen en estas regiones. Sobre 2008, un 22% de los clientes interesados en hipotecas inversas en las distintas entidades bancarias eran de Andalucía.

Los números de estas hipotecas inversas son seductores. Con una propiedad tasada en 250.000 euros, por ejemplo, un hombre de 70 años lograría una renta mensual de 365 euros y una mujer de 333 euros. Con 80 años, alcanzarían los 647 y los 584 euros mensuales respectivamente.

Un comentario en “Aumentan las hipotecas inversas sobre segundas viviendas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>