Destrozos en la casa del vecino: el seguro patrimonial

Aunque mucha gente lo ve como algo muy lejano, obra solamente de la mala suerte o de un accidente cuya probabilidad de concreción es mínima, no resulta en realidad tan lejana la posibilidad de una desgracia que nos lleve a arruinar la propiedad de un vecino. ¿Qué hacer ante tan lamentable suceso?.

La medida más confiable a nivel legal es, seguramente, la suscripción de un seguro patrimonial. Se trata de pólizas que firman los propietarios de bienes inmuebles para respaldar su situación económica ante cualquier eventualidad. Esto puede llegar a ser muy importante ante un accidente.

Lógicamente, estas pólizas no son gratuitas. El importe de las primas de seguro a todo riesgo implica un gasto medio de entre 100 y 200 euros mensuales, dependiendo por supuesto de la institución en la que se contrate el seguro. No existe una obligación legal para contratar este seguro, por lo tanto en España una de cada tres viviendas no se encuentra asegurada.

¿Qué cubren estos seguros?. Su principal finalidad es garantizar la conservación del patrimonio. Esto incluye todo lo incluido en la vivienda: el mobiliario y objetos, suelos, paredes, techos y todo elemento que conforme la estructura de la vivienda o esté en su interior.

Pero más allá de esto, lo importante es que estos seguros responden ante terceras personas por la responsabilidad derivada de los daños materiales o personales que el asegurado, un miembro de su familia o un bien patrimonial, tanto dentro como fuera del inmueble, ocasionen a terceros, cubriendo los posibles gastos e indemnizaciones que correspondan.

Es justamente lo que se requiere ante el caso de un accidente que termina provocando destrozos a un vecino. La mayoría de las pólizas ofrecen una cobertura de 150.000 euros, aunque los especialistas aconsejan no contratar menos de 300.000 euros, para estar cubiertos ante incidentes más graves.

Vale destacar que estos seguros cubren los destrozos que puedan causar las personas y también las estructuras o elementos que contenga la propiedad, como por ejemplo la explosión de un artefacto, la rotura de un vidrio o un incendio provocado por un desperfecto en algún electrodoméstico, entre otras posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>