En la actual situación: ¿tipo fijo o variable?

Elegir una hipoteca con interés fijo o variable es una decisión que está supeditada en gran manera a las circunstancias de cada momento y, por supuesto, a las condiciones económicas y al perfil de la persona interesada. ¿Es posible analizar en el contexto actual que elección puede ser más conveniente?.

En cualquier caso, el primer punto a considerar es la evaluación que se hace del futuro cercano de los indicadores como el Euribor. No parece haber una receta mágica, ya que por un lado algunos analistas sostenían hasta hace muy poco tiempo que el Euribor podía llegar al 6% en los próximos meses, mientras que otros expresan que puede continuar en caída, como ha sucedido en los últimos días.

Por lo tanto, si tenemos en cuenta esta incertidumbre que nos muestra la crisis, la persona interesada en una hipoteca debería considerar en consecuencia que un interés a tipo fijo puede ser más confiable, ya que el mercado no nos muestra un escenario previsible para los próximos meses o años como para estar atados a un indicador variable.

A cara o cruz

Es más: muchos analistas financieros dicen desconocer el comportamiento de la crisis actual, ya que escapa a los patrones evidenciados por situaciones similares anteriores. En consecuencia: ¿es conveniente endeudarse en base a un indicador que, fluctuando junto al mercado, no se conoce (aunque sea mínimamente) que rumbo tomará?.

Desde otro punto de vista, otros interesados en financiación no están dispuestos a adaptarse a los menores plazos de pago o a las mayores comisiones a abonar que generalmente incluyen las hipotecas a interés fijo, por lo tanto les resulta más fiable lanzarse a la marea imprevisible del Euribor, pensando que éste seguirá en baja…

Asimismo, muchos creen que en un escenario de recesión y con un mercado hipotecario deprimido, las hipotecas a interés variable terminarán siendo mucho más beneficiosas, teniendo en cuenta además que los valores elevados del Euribor se caerán por su propio peso.

En resumen: prever una situación futura con el escenario actual parece más un juego de ruleta que otra cosa. Resulta muy complejo avizorar un camino claro en el cual el comportamiento de los mercados siga cierta previsibilidad. Lo más probable, paradójicamente, es que la elección deba basarse en una convicción profunda o en las condiciones específicas de una oferta concreta, no así sobre un análisis riguroso y firme, algo que parece una verdadera utopía en este contexto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>