Nuevas empresas de inversión inmobiliaria

Un proyecto del gobierno español permite la creación de las nuevas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi), una figura que estará exenta del Impuesto de Sociedades si las firmas cotizan en bolsa. Es un intento para estimular la llegada de nuevas inversiones y emprendimientos inmobiliarios, en el marco de un mercado detenido.

La actividad principal de estas sociedades deberá ser la inversión en activos urbanos para el alquiler, con un 75% de sus activos destinados para ese fin. Asimismo, estarán obligadas a destinar al reparto de dividendo al menos el 90% del beneficio y tendrán limitada la participación máxima de sus accionistas, con el objetivo de evitar el control de la firma por parte de un único socio.

El capital mínimo deberá ser de 15 millones de euros, y podrán constituirse desde cero o a través de la transformación de una sociedad ya existente. Como indicábamos anteriormente, la iniciativa tiene como objetivo principal fomentar el mercado de alquiler y dinamizar el mercado inmobiliario.

Vale remarcar que esta clase de sociedad inmobiliaria ya existe en la mayoría de los países europeos y en Estados Unidos. Las mismas permiten la inversión en activos inmobiliarios de pequeños accionistas, con la posibilidad de contar con una cartera patrimonial diversificada, pocos costos fiscales y una atractiva rentabilidad desde el comienzo de la actividad.

Estas sociedades, conocidas también como REIT (Real Estate Investment Trust), fueron solicitadas por las mismas compañías del sector inmobiliario, para que puedan aportar más liquidez al mercado. También permitirían profesionalizar la actividad de alquiler residencial, que actualmente se encuentra en un 90% en manos de particulares.

La actividad básica de estas nuevas sociedades de inversión inmobiliaria será la gestión y alquiler de viviendas, oficinas, hoteles, centros comerciales u otro tipo de edificios. En el mundo, las REIT invierten tradicionalmente en inmuebles que posteriormente alquilan, con lo cual logran flujos de ingresos recurrentes.

De acuerdo a los especialistas, estas sociedades logran contar con mayor liquidez y están más cubiertas ante las crisis y la inflación que otros tipos de grupos inversores. Aparentemente, la ley que regularía esta nueva figura podría ver la luz a principios de 2009.

El sector empresarial desea, por su parte, que el gobierno no limite tanto a las futuras sociedades en cuanto al porcentaje de inversiones requerido en el área residencial, para poder así diversificar en mayor medida sus activos. Aparentemente, el porcentaje que se exigiría de actuación en el área residencial llegaría al 75%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>