Préstamos hipotecarios: descubrir lo oculto

Como cualquier empresa privada, el banco o entidad financiera que entrega un préstamo hipotecario persigue su propio interés. Por lo tanto, siempre va a comunicar en primera instancia aquellos puntos obligatorios de acuerdo a la ley y, al mismo tiempo, obviará las cuestiones que no son tan beneficiosas para la persona que toma la hipoteca.

Teniendo en cuenta esto, y si su objetivo es defender su interés personal o el de su familia, estará en usted informarse convenientemente, hacer las preguntas necesarias, leer con detenimiento cada cláusula del contrato y buscar asesoramiento externo si es necesario. Nada puede quedar librado al azar, porque estamos hablando de su futura vivienda, de su dinero y de su historial crediticio, nada más y nada menos.

Para estar alerta

  • Cláusulas en los tipos de interés: en el caso de las hipotecas de interés variable, muchas entidades ofrecen condiciones ventajosas en este tipo de préstamos. Sin embargo, algunas incorporan cláusulas limitando la disminución de los intereses aplicables ante una gran baja en los indicadores (principalmente el Euribor). Esto quiere decir que colocan un tope mínimo de intereses a pagar, provocando que si el Euribor retrocede esa disminución no se refleje fielmente en la cuota. Tenga cuidado con estas cláusulas.
  • Claridad en el sistema para recalcular las cuotas: sobretodo en los préstamos a interés variable, pero también en los fijos, muchas entidades no dejan claramente establecido frente al cliente todas las variantes que pueden llegar a intervenir a la hora de recalcular las cuotas. De esta forma (incluso en las hipotecas a tipo fijo) es posible encontrarse con algunas “sorpresas” a mitad de camino…Verifique al detalle estas cuestiones.
  • Plazos no cumplidos: muchas veces las entidades no respetan los plazos fijados para la confirmación del otorgamiento del préstamo hipotecario. Esto puede acarrear distintos problemas al cliente, desde perder la propiedad que tenía en mente hasta sufrir recargos y penalizaciones por no poder cumplir con la firma de la escritura de compraventa, para la cual se había comprometido en una fecha específica. Es conveniente, en consecuencia, comenzar los trámites con el suficiente tiempo.
  • Gastos: esté atento a lo establecido en el contrato en cuanto a que parte debe pagar cada impuesto o hacerse cargo de determinados gastos. Coteje lo indicado en el contrato con lo que corresponde por ley. En el mismo sentido, elija libremente el notario de acuerdo a su conveniencia, ya que si lo selecciona el banco es posible que no sea el más económico o el más beneficioso para usted.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>