Hipoteca compartida

Para muchos, compartir una hipoteca con personas desconocidas puede ser una locura. Sin embargo, para otros se transforma en la opción ideal al alquiler si no es posible encarar la compra individual de una propiedad. En síntesis, una hipoteca compartida es una obligación que se divide entre un grupo de personas sin lazos afectivos ni sanguíneos para afrontar los gastos de adquisición de una vivienda.

Aunque en España aún se trata de una alternativa con poco predicamento, se ha transformado igualmente en una solución a considerar por un grupo importante de personas, especialmente jóvenes, inmigrantes y personas solteras. Se concede bajo condiciones similares a las registradas en una hipoteca común y con idénticos beneficios fiscales, con la salvedad que la obligación será compartida por varias personas, lo que agrega complejidad a la cuestión.

Los inconvenientes más importantes que pueden surgir se relacionan con que uno de los propietarios quiera vender su parte de la vivienda sin el consentimiento de los otros titulares, o que se registre el impago de uno de los mismos. Sin embargo, los intereses de cada comprador pueden quedar protegidos suscribiendo sendos contratos individuales al momento de concretar la hipoteca.

Existen experiencias similares en el Reino Unido, por ejemplo, que han registrado resultados positivos. En este país, las hipotecas compartidas no son algo tan extraño como puede parecer en España, aunque por supuesto se realizan amplias investigaciones en cuanto al historial crediticio, situación económica y antecedentes de todo tipo de cada futuro titular, lo que brinda mayor seguridad a la totalidad del grupo comprador.

Condiciones concretas

En primer término, vale aclarar que las condiciones generales de la hipoteca, como el tipo de interés, las comisiones o los plazos de pago son idénticas a las que se registran en las operaciones individuales. Sin embargo, existen algunas variantes a tener en cuenta:

  • Aval: no se contempla en principio la necesidad de contar con avales para solicitar una hipoteca compartida, aunque todo depende de la entidad financiera.
  • Número de compradores: no hay un número establecido de compradores, aunque lo habitual es un máximo de tres compradores, una cifra lógica de personas para vivir bajo un mismo techo. Sin embargo, al igual que en el caso del aval, todo estará sujeto a las condiciones específicas que imponga cada entidad.

Soluciones

Cuando uno de los copropietarios quiere vender su parte contra la voluntad de los demás surge uno de los principales problemas de la hipoteca compartida. Sin embargo, pueden firmarse contratos privados antes de suscribir la hipoteca para dejar en claro qué pasos se tomarán ante el surgimiento de esta situación.

Por otra parte, si se registra mora de uno de los titulares de la hipoteca, se deja establecido que la entidad financiera reclamará a la persona y no sobre la vivienda. Se intentará refinanciar la deuda individual, o de lo contrario conseguir una persona que esté interesada en hacerse cargo de la deuda e ingresar como copropietario. En el peor de los casos, se deberá vender la vivienda para que la deuda no afecte a los demás titulares.

Un comentario en “Hipoteca compartida

  1. Hola tengo una hipoteca compartida entre 5 personas y en la cirbe figuro no por mi parte si no por el total…que se puede hacer en este caso?? Debidi a esto no me dan nada los bancis ni hipotecas ni nada…muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>