Hipotecas a interés variable

Los préstamos hipotecarios de interés variable son aquellas hipotecas en las cuales el tipo de interés aplicado en la cuota mensual puede variar a lo largo del tiempo, siempre de acuerdo a las oscilaciones del mercado. Vale remarcar que las modificaciones siempre estarán sujetas a las condiciones específicas del préstamo contraído y a las políticas que siga la entidad financiera que otorgó la hipoteca.

En este punto, lo más habitual es que las revisiones aplicadas en el tipo de interés se realicen cada 6 o 12 meses. De esta forma, existe una etapa inicial de pago (las primeras 6 ó 12 cuotas) en la cual se cobra un tipo de interés fijo, para comenzar con la primera variación luego de ese período.

Los factores que influyen

Si hemos contraído un préstamo hipotecario de interés variable, el primer punto que nos interesa confirmar o conocer son los factores que determinarán el aumento o la disminución en el tipo de interés.

De acuerdo a la legislación española, se deben tomar como referencia los indicadores oficiales para préstamos hipotecarios publicados por el Banco de España, aunque siempre considerando un margen o diferencial, que está relacionado con las características particulares de cada hipoteca.

El Euribor es el tipo de interés de referencia más empleado en España. Sin embargo, existen otros indicadores habilitados legalmente, como por ejemplo el TRH que emplean las Cajas de Ahorro.

Existe además una subcategoría dentro de las hipotecas de interés variable. Se trata de los préstamos hipotecarios mixtos, cuya única diferencia con los variables es que el plazo inicial de interés fijo supera el año de duración. Con posterioridad a este período, se comportan de manera idéntica que las hipotecas de interés variable.

Las principales ventajas

Los puntos positivos a remarcar para este tipo de hipotecas son:

  • Comisiones menores a las que rigen en las hipotecas de interés fijo.
  • Mayores plazos de pago, que pueden superar los 30 años. Estos períodos no son tan extensos en los préstamos hipotecarios de interés fijo.
  • Si los tipos de interés bajan, nos beneficiaremos pagando cuotas menores.

Puntos negativos

En tanto, el aspecto que puede provocarnos mayores dolores de cabeza con esta clase de hipotecas es, justamente, el carácter variable de los tipos de interés a aplicar.

Si las condiciones del mercado financiero establecen una suba en estos indicadores, las cuotas que estamos pagando podrán ir incrementándose a lo largo del tiempo. En ese sentido, estos préstamos resultan más complejos si nuestro objetivo o necesidad es establecer una planificación financiera estricta, sin que nos sea posible variar demasiado nuestro nivel de egresos.

15 comentarios en “Hipotecas a interés variable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>